Este es el primero de una serie de post dedicados a las tres ciudades que forman parte del triángulo de oro de la costa oeste de Estados Unidos. Este es un país de grandes extensiones y poder recorrer cada uno de sus rincones lleva mucho tiempo y, probablemente, más de un viaje.

En esta ocasión, compartimos el itinerario que hicimos en marzo de 2017, indicando cantidad de días, hoteles, rutas y logística a lo largo del mismo. En otros posts podrán encontrar las actividades específicas que hicimos en cada una de las ciudades y muchas más recomendaciones.

El vuelo

Nuestra puerta de ingreso a la costa oeste fue la ciudad de Los Ángeles. Volamos desde Buenos Aires con Aeromexico, en un vuelo con escala en la ciudad de México DF. Lo hicimos mediante una tarifa promocional que permitía el regreso desde la ciudad de San Francisco, lo cual nos pareció práctico para lo que teníamos en mente. Conseguimos un upgrade de clase económica a una clase que se llama AM Plus. Los asientos son más espaciosos y dan prioridad en el embarque y en el despacho de maletas. Esto alivió bastante el vuelo de 8 horas entre Buenos Aires y el DF. Aeroméxico forma parte de la Alianza Skyteam y pudimos cargar nuestras millas en Aerolíneas Plus.

El Aeropuerto

Sobre el aeropuerto de México DF. Cuando tomas un vuelo con conexión en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la ciudad de México hay que tener en cuenta que se deben recoger las maletas en la cinta, pasarlas por control aduanero (mediante un sistema de botonera) y luego dejarlas nuevamente en la zona de conexión para que sigan rumbo a su destino final. Eso lleva un poco de tiempo entre las conexiones pero lo hicimos bastante rápido. Hay servicio de internet gratuito en el aeropuerto, accediendo a las redes abiertas mediante un correo electrónico. Cada conexión dura como máximo 5 minutos. También hay puestos para cargar móviles y computadoras, tiendas varias y sitios para comer.

Los Angeles

Hollywood | Beverly Hills | Playas | Griffith | Parques

Traslado al hotel

Desde el Aeropuerto de Los Ángeles tomamos una combi o Shared Van, que nos llevó hasta el hotel (Usd 17.- por pasajero). Nos alojamos en el Rodeway Inn Hollywood, muy cerca de Hollywood Boulevard. Lo contratamos a través de Haciendo Viajes a un precio super conveniente. Buen hotel en relación precio – calidad, excelente ubicación, piscina accesible, parking, Wi-Fi gratuita y desayuno.

Estuvimos seis días en la ciudad, de los cuales cuatro nos manejamos en auto. Es muy simple manejar, pero es fundamental respetar todas las señales de tránsito que puedan ver sobre calles y avenidas. Se maneja de forma ordenada pero algunas reglas de tránsito puede ser distintas a las que conocemos en Argentina.

Recomendaciones a la hora de manejar

Los autos que se alquilan en Estados Unidos son automáticos. Siempre es bueno dedicar unos minutos a familiarizarse con el vehículo antes de salir a la calle. Ya todos vienen con GPS, el cual se puede programar a tu gusto. Para evitar cargos extra es importante que las rutas que consultes sean “sin peajes”. De esta forma te llevará por aquellas rutas sin cobros extra y, en caso que los tenga, te hará tomar el carril indicado para que los evites. Los carteles están expresados en millas (1 milla = 1,6 Km). Ante el cartel de STOP hay que detenerse sí o sí. No importa si están solos en medio de la nada! A nosotros nos paró la Policía por no detenernos en uno. Es necesario viajar con un registro internacional vigente y no está demás llevar el permiso de manejo internacional, el cual se puede gestionar en el Automóvil Club Argentino.

Los días que no tuvimos el auto nos manejamos con UBER. El servicio es muy fácil de usar y allá es uno de los más utilizados. Vimos también otra empresa llamada Lift y es la competencia de UBER en la ciudad. Si estás por viajar a Estados Unidos, no dudes en sacar algunos de estos dos usuarios y bajar la aplicación al teléfono porque es realmente conveniente, seguro y muy rápido.

La cantidad de días que estuvimos en LAX fue adecuada. Nos dió tiempo para recorrer los puntos que teníamos marcados sin correr demasiado. En otros post encontrarás las actividades que realizamos en la ciudad ;).

De Los Angeles a Las Vegas en auto

Estación de Barstow | Calico | Baker

El recorrido

Viajamos desde Los Ángeles a Las Vegas en auto. Lo hicimos tranquilo, con varias paradas en medio para conocer algunos paradores y almorzar. La ruta es realmente muy segura y está perfectamente señalizada. Si bien son unas cinco horas de viaje en total, tardamos un poco más porque nos detuvimos en Barstow Station y en Calico Ghost Town

Barstow es una estación de tren histórica en el camino, la cual la han restaurado y funciona como centro de servicios de todo tipo. Calico supo ser un pueblo minero que, luego de su abandono, fue recuperado y puesto en valor para su visita. La entrada tiene un costo de 8 Usd por persona y cuenta con parking para dejar el auto. Vale la pena el recorrido. Hay tiendas, senderos cortos y un recorrido en tren de trocha angosta. El paisaje es el marco ideal para unas lindas fotos. Almorzamos la ciudad de Baker y luego fuimos derecho hasta Las Vegas.

Al momento de manejar hay que tener en cuenta que Las Vegas se encuentra en el estado de Nevada, mientras que Los Ángeles pertenece a California. Lo mismo sucede si viajas al Canyon y pasas al estado de Arizona. Si bien puede no haber mucho cambio en las reglas de manejo, cabe aclarar que cada estado tiene sus propias normas y hay que prestar atención a eso.

Las Vegas

Strip | Freemont Experience | Golden Pawn | Outlets | Espectáculos

Nos alojamos en The Linq Hotel. También lo contratamos a través de Haciendo Viajes y, dentro de la gran variedad de propuestas que hay en la ciudad, nos pareció accesible, bien ubicado y moderno. El hotel está reformado casi a nuevo y, como todo hotel de Las Vegas, tiene casino, bar, teatro, etc. El parking es gratuito para quienes se alojan allí. Te dan un voucher de 9 Usd diarios para desayunar en uno de los cafés del hotel. Los hoteles de Las Vegas suelen cobrar un Resort Fee cuando haces el check in. Revisá muy bien esto para calcularlo en tus gastos o bien pagarlo por adelantado.

Estuvimos dos días completos en Las Vegas (1 completo y dos tardes). Nos quedamos un poco cortos porque queríamos ir al Grand Canyon y disfrutar de un tramo de la famosa Ruta 66, pero sin dudas que Las Vegas da para mucho más! Cuando planifiques tus días en Las Vegas deberías hacerlo con un calendario de los eventos que ofrece la ciudad (recitales, espectáculos de todo tipo, etc.) para que coincida tu visita con las fechas correctas.

De Las Vegas al Gran Cañon

Represa Hoover | Hackberry Ruta 66 | Gran Cañon | Selligman | Williams

Las Vegas está cerca del Grand Canyon National Park y se pueden contratar excursiones que van y vuelven en el día. Nosotros preferimos tomar el auto y hace un tramo corto de la Ruta 66, aunque lleve un par de horas más que por el camino más rápido.

 

La primera parada obligada es en la Represa Hoover, a 48 kilómetros de Las Vegas. Es una tremenda obra de ingeniería que se construyó entre 1931 y 1936, para contener el curso del Río Colorado. Bajamos en el centro de interpretación del Puente Mike O’Callaghan-Pat Tillman Memorial e hicimos un trayecto del mismo caminando para tomar fotos panorámicas de la represa. Luego retomamos la ruta y llegamos al parking de la represa para caminar hasta un punto panorámico. Es posible también hacer tours guiados y visitar el café. Esta parada lleva aproximadamente una hora.

Luego, ya en la Ruta 66, nos detuvimos en Hackberry, un pueblo donde se respira la década del 60´y Elvis Presley musicaliza absolutamente todo. Tomamos un café en Hackberry General Store, una tienda temática de la Ruta 66 en la cual vale la pena pasar un rato y donde sacamos muchas pero muchas fotos.

La temperatura iba bajando a medida que nos acercabamos al parque y nos sorprendió una nevada justo cuando llegamos a West Lilo´s Cafe, ubicado en Seligman. Es un café donde recomendamos parar para almorzar. Muy buenos platos y una sopa imperdible.

 

Finalmente seguimos camino hasta el Grand Canyon National Park. Ingresamos al parque cerca de las 16.30 horas. La entrada tiene un costo de Usd30.- por vehículo. Te pegan un ticket en el parabrisas y podés entrar y salir del parque durante siete días. Dejamos el auto en el parking y recorrimos el parque utilizando los buses gratuitos disponibles.Si tenés apenas unas horas para visitar el parque te sugerimos que tomes los buses que hacen el recorrido naranja o el rojo para detenerte en los principales puntos panorámicos.

Ya de noche, seguimos viaje a Williams, el pueblo que supo ser la gran puerta de entrada al parque y desde donde sale el famoso The Grand Canyon Railway. Quede enamorada de este lugar. Un pueblito que mantiene su identidad y hace del parque y de la ruta 66 todo un culto. Nos alojamos en el Hotel American Best Values Inn, con parking, Wi-Fi y desayuno incluido. Williams se merece un post aparte, así que luego daremos más detalle sobre este destino.

Al día siguiente regresamos a Las Vegas para pasar una última tarde allí y embarcar hacia la ciudad de San Francisco. Volamos por United Airlines, pero hay muchas opciones de vuelos diarios entre las dos ciudades.

San Francisco

Chinatown | Little Italy | Fisherman Wharf | Sausalito | Alcatraz

Volamos por United Airlines, pero hay muchas opciones de vuelos diarios entre las dos ciudades. Allí nos quedamos 5 días completos y pudimos recorrer sus principales atractivos y disfrutar de la ciudad. Nos alojamos en The Hebert, con una ubicación excelente, a metros de la parada del tranvía. 

En San Francisco no alquilamos auto porque la ciudad esta muy bien conectada con trasporte público. Nos movimos en metro, bus, tranvía y ferry. Si se animan también pueden moverse en bicicleta pero las subidas y bajadas de la ciudad son un poco desalentadoras al momento de hacerlo. En varias ocasiones utilizamos el servicio de UBER sin ningún tipo de problemas.

Con este pantallazo ya es posible tener una opción de recorrido de los destinos más conocidos de la costa oeste de Estados Unidos. Luego vamos a compartir los highlights de cada ciudad y algunos tips extra para disfrutar al máximo de los destinos.