Hace poco regresé de mi tercer viaje a India y, entre estaciones y aeropuertos, escribí estas diez recomendaciones a tener en cuenta antes de organizar un viaje a este país. Es una percepción muy personal, claro esta, pero responde a cosas que me han consultado reiteradas veces y creo que pueden ser de gran utilidad. Aquí las diez cosas que tenés que saber antes de viajar a India!

Qué lugares visité en India? 

Nueva Delhi

Bangalore

Agra

Jaipur

Goa

Hampi

Hassan

Badami

Mumbai

Varanasi

Mis tres viajes a India

El primer viaje lo hice en 2015. Fui becada por el Gobierno de la India para estudiar durante dos semanas en Nueva Delhi, en el Research and Information System for Development Countries. En el 2016 viajé por segunda vez en caracter de invitada por dicha institución para disertar en un congreso sobre desarrollo y cooperación internacional. Y finalmente en 2018 gané un concurso auspiciado por el Ministerio de Turismo de India llamado Indian Blog Train y recorrí el sur del país a bordo del Golden Chariot, un tren de lujo que parte de Bangalore y llega hasta Goa.

1 – Hay que estar preparado

Esto no es para meter miedo, ni mucho menos, sino para informar. Antes de viajar a India por primera vez oía dos campanas: gente que la amaba de forma incondicional y otras que no volverían a visitarla por nada del mundo. Esto siempre me llamó la atención porque es raro que un país genere opiniones tan extremas y diferentes entre sí. Para mi, la percepción de la gente sobre India depende de cómo se encuentran emocional y físicamente al momento de viajar. India es un país que demanda estar preparado, atento, despierto y fuerte desde el punto de vista emocional. Estar o sentirse vulnerable pone en riesgo la experiencia de viaje. ¿Por qué? Porque es un destino que no pasa desapercibido y que demanda mucha energía para comprender, entender y aceptar todo lo que se ve y vive allí.

2 – India es un país de contrastes

Esto es lo primero que hay que saber porque es con lo que te vas a enfrentar ni bien salgas del aeropuerto. Mucha gente con mucho y mucha gente con nada. Es posible estar frente a un palacio o templo monumental  y ver, justo al lado, gente en situaciones extremas. Cada uno vive esto de distintas maneras pero es imposible ser indiferente. No importa si viajas en grupo, con agencia de viajes o sola/o, en algún momento de tu estadía vas a encontrarte con los contrastes.

3 – El desafío de hacerse entender

El hindi es el idioma oficial de India pero se hablan más de 30 idiomas en todo el territorio. El inglés se habla, en general, en los lugares y establecimientos turísticos, pero no todas las personas hablan y comprenden inglés. La señalización en transporte y atractivos turísticos si está disponible en inglés y los guías también dominan el idioma. Para mi los indios son personas muy cálidas y siempre intentan entenderte y hacerse entender. Yo no tuve mayores complicaciones y siempre encontré la manera de comunicarme con ellos. Aún sabiendo inglés, el acento de ellos es bastante particular y lleva unas horas acostumbrarse.

4 – Son estrictos en controles de seguridad y documentación

Si sos argentino/a, te solicitan pasaporte vigente, Visa y certificado de vacunación de Fiebre Amarilla. La Visa Turista para nosotros es gratuita (cosa que llamó mucho la atención entre los viajeros de otras nacionalidades que sí tuvieron que pagar su VISA) y tiene una duración de 5 años. Todas las veces que ingrese al país me solicitaron el certificado vigente de vacunación, y es un requisito clave para que te emitan la Visa. Les dejo aquí un post con todo lo necesario para obtener tu visa. Hace algunos años atrás India fue víctima de atentados terroristas simultáneos en distintas ciudades del país. Esto generó que los controles de seguridad sean estrictos e inevitables en lugares públicos como shoppings, hoteles, restaurantes, museos, cines, etc. Estos controles consisten en pasar bolsos por escáneres y ser revisados individualmente. Las mujeres son revisadas por mujeres exclusivamente

5 – Llevar la vestimenta adecuada

Las temperaturas varían dependiendo la época del año y el destino. Es clave chequear esto al momento de armar la valija, pero no es lo único a tener en cuenta. En el caso de las mujeres, está mal visto mostrar hombros y rodillas, resultando chocante para quien lo ve e incómodo para quien lo usa. Si viajan en épocas de mucho calor lo ideal es llevar ropa suelta, de telas frescas, que cubran hombros y rodillas. Lleven algunas mudas de ropa y aprovechen a comprar prendas allá que son mucho más baratas y lindas. A los templos se ingresa descalzo así que pueden llevar, en caso que quieran, un par de medias siempre en el bolso de mano para estar más cómodos/as.

6 – El tráfico es un caos

En esto no exagero ni un poco. Cualquier viaje desde un aeropuerto al centro de una ciudad no demora menos de una hora y media y hay que calcular los tiempos. Moverse en la ciudad puede ser estresante y lo que me resultó más apropiado fue UBER. Amo caminar y perderme en las ciudades pero en India hay que estar atento. El tráfico va en dirección inversa y se maneja por la izquierda. Las bocinas son constantes y nunca logré entender la lógica por la cual la tocan continuamente. Cruzar las calles es un arte y no se asombren o asusten si la gente se manda sin respetar absolutamente nada porque esa es la ley. Cruzar y ya, aunque frenen a milímetros de tus piernas. Yo me paraba al lado de un local y cruzaba bien pegadita porque ellos si que saben cómo hacerlo.

7 – Es fundamental respetarse a uno mismo

Esto fue algo que acordé conmigo misma después de un día que fue agotador e intenso. Cuando viajo a un lugar tengo la energía para ir y venir todo el tiempo, para ver todas las cosas que tengo anotadas y más, pero en este destino decidí no sobre exigirme ni exponerme a situaciones de mucho estrés. Sucedió después de una mañana de mucho calor, en la que no lograba llegar al lugar que quería y había mucha gente caminando para todos lados, tráfico, bocinas, vacas, de todo. Ese día estallé. Sentí una opresión en el pecho y terrible necesidad de estar sola o en algo que me resulte familiar. Salí del recorrido que tenía en mente y respeté esa necesidad. Volví al hotel, me quedé una hora mirando el techo (literalmente) y volviendo a mi misma. Me lavé la cara y volví a salir. En otra ocasión, me senté en un café donde no tuviera ni que pensar que pedir y escribí por una hora. Esas cosas me conectaban conmigo nuevamente y me hacían bien. Si en algún momento sienten que todo es muy intenso y necesitan parar, háganlo. No se expongan a un agotamiento innecesario.

8 – Cuidar la salud

Antes de iniciar mi primer viaje a India seguí la recomendación de una de las asistentes de la Embajada, quien me sugirió visitar a un especialista en Medicina del Viajero. Me sugirió visitar el centro Stambulian o el Hospital Muñiz y consultar mi calendario de vacunación. Como estaba cerca de la fecha de viaje, opté por el Centro Stambulian, donde me hicieron una entrevista y descargaron todo mi calendario de vacunación. No solo me aplicaron las vacunas faltantes, sino que también me armaron un botiquín con lo básico para el destino. Me llevé también recomendaciones generales sobre dengue, malaria y el consumo de agua. No está demás una consulta a un especialista para evitar problemas y viajar seguro. Y viajen SIEMPRE con Asistencia al Viajero.

9 – ¿y la comida?

Esa pregunta es un clásico. La comida India es parte fundamental del destino. Ellos se sienten muy orgullosos de sus platos e ingredientes y van a intentar que pruebes siempre algo nuevo. En la mayoría de los lugares se ofrece comida típica y en algunos también comida continental. Los vegetarianos somos felices en India porque gran parte del menú es libre de carne. La comida si carne o derivado animal se identifica con un punto verde, mientras que la que sí lo tiene lo hace con un punto rojo. Entre las carnes, es muy fácil encontrar pollo y pescado, pero no tanta carne vacuna o cerdo, dado que muchos son musulmanes y la mayoría hinduistas. Yo pensaba que lo rojo era picante y lo verde no (que ilusa!). Lo cierto es que todo es más picante que el promedio y los sabores son bien intensos. Muchos condimentos, salsas, currys, etc. No está demás pedir comida no picante pero sean que de todas formas sentirán la intensidad del plato. En los locales turísticos suelen ofrecerse alternativas continentales.Recuerdo que una guía en Brasil me dijo algo muy útil: prueben la comida de a poco. Probar todo de golpe puede significar uno o dos días en cama. Además el agua no es potable y eso es algo de lo que también hay que tomar precauciones. Lleven siempre una botella de agua con ustedes. En general en los hoteles suelen dejar una botella de cortesía.

10 – Vivan su propia experiencia

Esto parece obvio pero a veces leemos y releemos tantas cosas que no sabemos por dónde comenzar. Experimenten, busquen aquello que los conecte con India, sean cuidadosas (sobre todo las mujeres que decidan viajar solas) y estén abiertos y atentos a lo que el país tiene por ofrecer. Sean estrategas en la forma de viaje que elijan. Para algunos lo ideal será hacerlo en grupo, otros solos, algunos tal vez sumarse a un grupo de conocidos o de viajeros independientes. Opciones hay varias, busquen y encuentren la mejor. Escriban su propia historia de viaje sobre India. Algunos la amarán, otros tal vez no tanto pero les puedo asegurar que no la